You are currently viewing CÓDIGO (SOSA) vs Zettelkasten

CÓDIGO (SOSA) vs Zettelkasten

Este artículo trata sobre la comparación de dos sistemas de gestión del conocimiento personal desde diferentes perspectivas: CODE y Zettelkasten.

Una breve introducción a ambos:

  • CODE significa el sistema desarrollado por Tiago Forte y enseñado en su curso (y próximo libro) Construyendo un Segundo Cerebro, que hemos traducido como SOSA : Recolectar, Organizar, Sintetizar, Expresar. Estos cuatro estados nos ayudan a visualizar el camino que toma la información desde el momento en que la capturamos hasta el momento en que hacemos algo con ella. Es una simplificación flexible y, en nuestra opinión, útil del proceso creativo.
  • El método Zettelkasten tiene su origen en la versión análoga del sociólogo alemán Niklas Luhmann, quien manejó 90.000 hojas de papel en un Zettelkasten ( se puede encontrar una idea de su Zettelkasten aquí ). Cada ficha contenía una idea y con la ayuda de su caja de fichas escribió 70 libros y más de 400 artículos ( puedes ver el proyecto de digitalización de su sistema en el archivo de Niklas Luhmann ). Hoy en día existen herramientas digitales (aplicaciones de notas) que se pueden utilizar para tomar notas en lugar del sistema analógico.

En esta publicación, tomaremos SOSA como base para comparar los dos sistemas. Lo que está claro es que el propósito de los sistemas es el mismo:

  • Gestionar ideas para su uso en proyectos.
  • Servir como herramienta para exteriorizar el pensamiento.
  • En ambos sistemas, el enfoque no está en la organización, sino en la interacción y la creación.

Comencemos con CÓDIGO (SOSA)

La filosofía central de SOSA se basa en trabajar con información de manera orientada a proyectos. Veámoslo con un ejemplo, no sin dejar de recalcar que se trata de un proceso flexible que no hay que seguir paso a paso.

RECOLECTAR

En un boletín que nos encanta, tienen un enlace a un artículo sobre cómo escribir historias como una forma de explorar la propia infancia. No tenemos tiempo para leerlo ahora, pero suena súper interesante. Los registramos en nuestra aplicación Leer más tarde o en la bandeja de entrada.

Cuando tenemos un momento o nos apetece, lo leemos. Subrayamos después del primer nivel del resumen continuo, intentando no subrayar lo que ya sabemos, sino lo que nos sorprende o con lo que no estamos de acuerdo. Si es necesario, escribimos algunas notas sobre lo que significa para nosotros algo mencionado en el artículo.

ORGANIZAR

Después de leerlos y subrayarlos, nos metemos en la mentalidad de proyecto. Ahora es el momento de organizar esta nota con tus propios subrayados y anotaciones (pero no todo el texto, incluso si hay un enlace). Necesitamos decidir dónde guardarlos y lo haremos de acuerdo a la factibilidad de la nota y dentro del marco PARA (proyectos, áreas, recursos, archivos). ¿Tenemos un proyecto donde la escritura de historias o la perspectiva de la escritura es relevante para explorar la infancia? Eso sería ideal para que esta nota se «active» para un proyecto lo antes posible. Si ese no es el caso, haremos la misma pregunta, cambiando los proyectos por área y recurso. Es muy probable que encontremos algo. eso cabe. Por ejemplo, los pondría en mi sección de Escritura.

La idea es no hacer mucho con estas notas de ahora en adelante a menos que podamos encontrarles un uso, un proyecto en el que encajen. Dos ejemplos de cómo procedería a partir de aquí con la síntesis y las expresiones (nuestros propios ejemplos):

  • Me gustaría escribir una publicación para este blog sobre la escritura como un medio de exploración (por nosotros). Está claro que encontraré esta nota, ya sea por búsqueda o porque está en mi sección «Escribiendo». Voy a mover las notas que quiero usar al proyecto de publicación de blog.
  • Digamos que el cumpleaños de mi mamá es dentro de unos meses y estoy pensando en regalos. Estoy creando un proyecto llamado «Gift Mom» ​​​​en mi aplicación Notes. Comienzo a revisar mis notas con búsquedas de palabras clave y busco mis recursos y espacios. A mi madre le gustan las manualidades, las plantas, la cocina y es una persona familiar. Encuentro varias notas sobre estos temas y las muevo al proyecto.

SINTÉTICO

A partir de aquí, comenzamos a sintetizar siguiendo los siguientes pasos del resumen continuo y, por lo tanto, marcamos en negrita/amarillo lo que nos interesa de estas notas para este proyecto en particular, ya que probablemente aún no hayamos marcado nada en la nota.

Si ya las hemos usado para otros proyectos y tenemos pasajes subrayados, veamos si podemos usarlas tal cual o si queremos tomar ideas con nuestras propias palabras y adaptarlas al proyecto actual o cambiar el subrayado. La flexibilidad en el proceso es lo más importante.

Leemos y filtramos cuáles de las notas que arrastramos a este proyecto son relevantes y cuáles servirán como fuentes para nuestro proyecto.

PARA EXPRESAR

Ahora es el momento de juntar las piezas que tenemos, ponerles nuestro sello y agregar nuestra perspectiva a lo que hemos capturado, organizado y destilado. En el caso de la publicación del blog, es muy claro: se trata de escribir a partir de las fuentes y notas que tenemos, o usarlas como ejemplos. En el caso del regalo para mi madre, se me ocurre que el papelito que puse de ejemplo al principio me podría servir para escribir un cuento de nuestra infancia con mi hermano y dárselo para que algún día puede tenerlo como propio puede leer a sus nietos.

Cuando seguimos los principios de SOSA, tratamos las notas «justo a tiempo» en el sentido de que sólo las «seguimos adelante» cuando las necesitamos. Leemos y subrayamos lo que hemos capturado y organizado no porque sí, sino por si acaso queremos usarlo en un proyecto específico. Tratamos la información de manera oportunista y solo hacemos un esfuerzo cuando sabemos que la usaremos para algo concreto. Captamos ahora, sí, pero organizamos, destilamos y expresamos después y con proyectos concretos en mente.

El método Zettelkasten bajo la lupa de SOSA

Sin embargo, si seguimos el sistema Zettelkasten, los principios cambian. Abandonamos la filosofía del justo a tiempo y toma protagonismo la idea de emergencia. En nuestra opinión, la diferencia más importante entre estos dos sistemas de flujo de información es que se cambia el orden de los pasos en el flujo de información: CÓDIGO (SOSA) se convierte en CDOE (SSOA), Recopilar, Sintetizar, Organizar y Expresar. Tomo el mismo ejemplo que antes:

RECOGER en el buzón

En un boletín que nos encanta, tienen un enlace a un artículo sobre cómo escribir historias como una forma de explorar la propia infancia. No tenemos tiempo para leerlo ahora, pero suena súper interesante. Los registramos en nuestra aplicación Leer más tarde o en la bandeja de entrada.

Cuando tenemos un momento o nos apetece, lo leemos. Subrayamos e intentamos no subrayar lo que ya sabemos, sino lo que nos sorprende o con lo que no estamos de acuerdo. Es importante que escribamos con nuestras propias palabras, de forma sucinta, lo que nos interesa de las ideas del artículo y citemos la(s) página(s) o fuente. Esta es una de las diferencias con SOSA. Ya estamos escribiendo una breve nota sobre lo que estamos leyendo, por qué es relevante o lo que dice el autor, pero con nuestras propias palabras. Estas son las notas bibliográficas de Zettelkasten.

Antes de continuar, es importante mencionar que a veces tiene sentido no subrayar o tomar notas justo al comienzo de la lectura. Si no estamos muy familiarizados con el tema que estamos leyendo, no tiene mucho sentido comenzar subrayando porque muchas ideas pueden captar nuestra atención y parecer nuevas e interesantes.

SINTÉTICO o ELABORADO en Zettelkasten

Una vez que tenemos estas notas bibliográficas con las ideas a las que queremos volver en el texto, es hora de destilar, sintetizar, o como lo llamaría si el Zettelkasten tuviera sus propias siglas: elaborar. En este paso, que viene antes del paso de organización, escribimos notas permanentes. Estas notas se destacan por contener un solo pensamiento autoexplicativo, escrito con nuestras propias palabras, y desarrollar un poco más el pensamiento que escribimos en la nota bibliográfica. En la nota adhesiva, no resumimos la información que hemos leído, sino que la ponemos en contexto proporcionando una especie de respuesta a lo que acabamos de leer.

Por eso Luhmann dijo que el Zettelkasten era su interlocutor. Las notas que escribió eran bloques de construcción listos para usar en sus textos, porque los escribió con sus propias conclusiones y pensamientos.

Entonces, cuando creamos una nota permanente sobre una idea de un artículo que hemos leído, ya en este segundo paso, debemos considerar por qué es relevante para nuestro trabajo, nuestros intereses y nuestro contexto.

ORGANIZAR en el Zettelkasten

En los Zettelkasten no hay carpetas ni categorías en las que podamos almacenar nuestras notas. Se trabaja con índices y mapas de contenido. Después de crear una nota persistente (cuyo formato está estandarizado, como vimos en el paso anterior), debemos tratar de encontrar una línea de pensamiento en la que encaje la nota y vincularla al índice o a una tabla de contenido.

El concepto de índice o mapa de contenidos es similar a las áreas PARA, temas que cultivamos a lo largo del tiempo y en los que aportamos, por ejemplo, la escritura como herramienta para lo que sea, como en nuestro ejemplo. Pero también podrían corresponder a un proyecto específico, algo que estemos escribiendo ahora mismo, como la entrada de la que hablaba en el ejemplo.

Es extraño que el ejemplo que di antes para el regalo de mi madre no parezca tener cabida en Zettelkasten, pero sí en SOSA. Esta es una indicación de que SOSA puede cubrir todas las facetas de su vida.

Aunque el Zettelkasten también está destinado a ideas que pueden convertirse en proyectos, la gestión de proyectos menos mundanos y menos intelectuales parece ser mucho menos relevante. Nuestra teoría es que fomentar la generación de ideas hace que los proyectos urgentes o «más prácticos» no tengan cabida en el estuche. Me interesa tu opinión sobre esto.

EXPRESS en caja deslizante

Como mencioné al principio, el objetivo de ambos sistemas es que podamos expresar nuestras ideas y crear algo a partir de toda la información que hemos consumido. Ya mencioné la generación de ideas como la piedra angular del método Zettelkasten, la idea de que los problemas se desarrollan de abajo hacia arriba, por lo que no los establecemos desde el principio.

Aunque suene ideal, no siempre podemos trabajar de esta manera, porque a veces tenemos plazos y se requiere una forma de trabajo más urgente o justo a tiempo, donde los temas están preseleccionados, quizás ni uno mismo. eso también es bueno.

Conclusiones

El oxígeno del sistema SOSA son los proyectos: son los que nos permiten retroalimentar si algo funciona o no, es el momento donde elaboramos con nuestras propias palabras lo que previamente leímos/consumimos tener. Sin embargo, el oxígeno del método Zettelkasten son las notas permanentes. Vienen mucho antes que en SOSA, pero también requieren mucho más tiempo y son más intensivos de crear, puede pensar en ellos como miniproyectos.

¿Cuándo es útil el flujo de trabajo de SOSA y cuándo es útil el flujo de trabajo de Zettelkasten? Me parece muy interesante darnos espacio para interactuar con la información de una forma u otra. Hay momentos en los que vale la pena trabajar en el desarrollo de ideas de arriba hacia abajo, con proyectos y plazos específicos, y sin que surjan demasiadas ideas. Es como enviar experimentos al espacio para ver si las ideas sobreviven o no.

Hay ideas y temas que merecen el tratamiento de emergencia que nos ofrece el Zettelkasten, ideas que nos desafían a cocinarlas que necesitan más espacio, tiempo y dedicación. Por una razón u otra.

Date tiempo para probar ambos sistemas y descubre cuál se adapta mejor a ti y háznoslo saber por correo electrónico o en Twitter.